Emblema - Prosperidad Socia

Prosperidad Social fortalece sus líneas de trabajo para garantizar derechos de la niñez

  • La directora de la entidad participó en la “Cumbre Nacional: Construyendo el país de la niñez”, con la que el Gobierno conmemoró el Día nacional de la niñez.
  • La entidad y el ICBF diseñan la Estrategia para la Superación de la Pobreza en la Niñez.

Bogotá D.C. Abril 23 de 2021. La directora de Prosperidad Social, Susana Correa Borrero, informó este jueves que la entidad fortaleció tres líneas de trabajo para garantizar, de acuerdo con su misionalidad, los derechos de la niñez: la modernización de sus programas de atención directa, el diseño y puesta en marcha la Estrategia para la Superación de la Pobreza en la Niñez y el liderazgo de la Política de Familias.

Correa intervino en la Cumbre Nacional: Construyendo el país de la niñez, organizada por el ICBF (Instituto Colombiano de Bienestar Familiar) para conmemorar el Día nacional de la niñez, establecido por ley desde 2001. Participaron la primera dama la Nación, María Juliana Ruiz; la directora general del ICBF, Lina Arbeláez, y otros representantes de ministerios y entidades.

Según Correa, la primera línea de trabajo incide en la calidad de vida de más de 5 millones de niños, niñas y adolescentes que hacen parte de los hogares vinculados los programas de la entidad. “Son niños y niñas que gracias a estos programas tienen menos riesgo de sufrir desnutrición infantil, deserción escolar, trabajo infantil o reclutamiento armado, de ser utilizados o explotados”, expuso.

Varios programas de transferencias monetarias han sido clave en la mitigación de los impactos de la pandemia en la condición de los hogares, uno de los mayores retos del reciente año. Sólo Ingreso Solidario, creado justamente para ese fin, ha acompañado a más de 3 millones de hogares, de los cuales 1.575.079 son hogares con niños, niñas o adolescentes. El Gobierno busca hacer permanente este programa.

Familias en Acción, que ha sido uno de los más importantes programas para la superación de pobreza en los recientes lustros, entregó en 2020 recursos a 2,6 millones de familias, beneficiando a 4,4 millones de niños, niñas y adolescentes. El programa ha sido modernizado para responder a los objetivos de la política social moderna establecida por el Plan Nacional de Desarrollo.

Otros programas históricos de transferencias monetarias, como Jóvenes en acción, y recientes como Devolución del IVA, también son importantes en esta línea de trabajo, además de los de acompañamiento familiar y proyectos productivos como Familias en su Tierra e Iraca, que buscan mejorar la calidad de vida de la población que ha sido víctima de desplazamiento y de comunidades étnicas, respectivamente. Estos últimos dos programas con componentes de seguridad alimentaria –y ReSA- están alineados con el plan de trabajo contra la desnutrición del Gobierno Nacional: Plan Ni1+. Con esos programas la entidad acompañó a 61.593 hogares en zonas rurales el año pasado.

La segunda línea de trabajo lleva al diseño de la Estrategia para la Superación de la Pobreza en la Niñez, en la que la entidad trabaja en conjunto con el ICBF. “Trabajamos juntos para evitar que las niñas y los niños experimenten la pobreza, garantizar sus derechos y su desarrollo integral y reducir la posibilidad de que caigan en la pobreza en el futuro”, expuso Correa. La estrategia es una iniciativa promovida desde la Mesa de Equidad para articular la política para la superación de la pobreza y las políticas de primera infancia y de infancia y adolescencia a nivel nacional y regional.

La tercera línea expuesta por la directora tiene que ver con la Política de Familias, cuyo liderazgo le fue asignado a Prosperidad Social en este gobierno. La Mesa Nacional de Familias, en la que están otras 16 entidades, formuló un plan de acción con metas escalonadas hasta 2022, 2026 y 2030. “Gestionaremos la política para que se consolide como bisagra o puente entre las políticas poblacionales y las políticas sectoriales. Deben concurrir la protección social, la prevención de las violencias, la equidad de roles y la convivencia democrática para que los hogares puedan realmente ser protectores y gestores del desarrollo de niños, niñas y adolescentes”, dijo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn