Emblema - Prosperidad Socia

1.000 hogares de resguardos indígenas en Vichada reciben insumos del programa Manos que Alimentan

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
  • Es la primera entrega de elementos para huertas, semillas, polisombra y malla que hace este programa de Prosperidad Social en el departamento.

Puerto Carreño, Vichada. Septiembre 22 de 2021. Mil hogares de nueve resguardos indígenas de Vichada empezaron a recibir los insumos que entrega el programa Manos que Alimentan, de Prosperidad Social. Recibieron diez especies de hortalizas, cuatro de aromáticas o medicinales, tres especies de frutales de corto plazo; cereales, leguminosas, polisombra y malla de cerramiento.

La inversión contemplada para estos mil hogares supera los 1.114 millones de pesos. Los beneficiados pertenecen a los pueblos sikuani, amorua, cubeo, cuiba, piapoco, saliva. mapayerri y siriano, de nueve resguardos de los municipios de Santa Rosalía, Puerto Carreño, Primavera y Cumaribo.

Manos que Alimentan busca mejorar el acceso y consumo de alimentos, para contribuir a la seguridad alimentaria de familias rurales en tiempos de covid-19. Promueve las unidades productivas de autoconsumo y las prácticas de alimentación saludables, de higiene, cuidado de la vivienda y su entorno. “Se implementa durante la pandemia. Contribuye a cubrir parte de las necesidades de proteína, promover la ingesta de vitaminas y minerales y las prácticas para una vida saludable”, explicó Brasilia Romero, directora de Inclusión Productiva de Prosperidad Social.

El programa entregó antes insumos en nueve municipios de Bolívar (Achí, Cartagena y Mahates), Córdoba (Planeta Rica, Lorica, Montería, Canalete y Sahagún) y Sucre (Corozal).

Se implementa en seis meses, desde la caracterización poblacional y territorial. Se complementa con contactos motivacionales dirigidos a la producción de alimentos para autoconsumo, agrícolas y de especies menores, y de prácticas para una vida saludable. Asegura el autoconsumo de alimentos y permite generar ingresos adicionales, con la venta de los excedentes producidos por cada hogar.

Posterior a la entrega de insumos, se hacen contactos motivacionales sobre el manejo y cuidado de las especies menores, y se presta asistencia técnica. Se espera que la producción se encuentre en desarrollo en dos o tres semanas, para los componentes agrícolas y para los de especies menores.