Emblema - Prosperidad Socia

ReSA lleva 18 años propiciando un “paisaje comestible”

  • El programa Red de Seguridad Alimentaria de Prosperidad Social (ReSA) cumplió 18 años, que conmemoró este mes con mercados campesinos en todos los departamentos del país.
  • Además de insumos para producción de alimentos de autoconsumo, los beneficiarios reciben plántulas de árboles frutales. En 2020 se entregaron 23.652 unidades.

Bogotá, D.C. Agosto 20 de 2021. Cítricos de diversas variedades, mango y zapote son algunas de las especies de árboles frutales que entrega el programa Red de Seguridad Alimentaria (ReSA), de Prosperidad Social, en las áreas rurales donde funciona. Con ello, a lo largo de sus 18 años de existencia ha propiciado un gran “paisaje comestible” repartido por todo el país.

Cada participante recibe tres plántulas, de las cuales se hacen cargo, en su mayoría, los niños. Con ellos se pretende crear la sensibilización necesaria e integrar al hogar en el proyecto de crecimiento. En estos años el programa ha entregado 814.998 unidades. Cada una requiere para su desarrollo un área de 3,5 metros cuadrados. En el país, representan 3.885 hectáreas.

Son plantas de tardío crecimiento, por lo que los beneficiarios reciben las plántulas listas para ser sembradas y forman parte de los prototipos que se han entregado a lo largo de estos años en ReSA. Se trata de hortalizas, aromáticas, frutales, cereales como maíz o arroz y leguminosas, musáceas y tubérculos, complementado todo con malla de cerramiento, polisombra, herramientas y tanque para almacenamiento de agua. En algunos casos el programa entrega también aves ponedoras, cuyes o caprinos, según condiciones, gustos o preferencias de las comunidades.

De acuerdo con la directora de Inclusión Productiva de Prosperidad Social, Brasilia Romero, el suministro de los frutales tiene dos objetivos: “El primero es apoyar la diversificación del cultivo e incorporar nuevos alimentos a la dieta familiar. El segundo es compensar de manera efectiva la huella de carbono por la utilización de energía y elementos no renovables en todo el proyecto”. De acuerdo con los estándares de medición, en 12 años se logra una captura de 476.908 toneladas de carbono, como compensación de la huella institucional por la operación del programa.

ReSA nació en 2003 y fue concebido para motivar el regreso de personas desplazadas a sus territorios. Hace uso de las unidades de producción para cultivar especies propias de las regiones y variedades para mejorar el acceso y consumo de los alimentos al grupo familiar. Ha acompañado a 1.294.604 hogares, más de 4,5 millones de colombianos, en 1.077 municipios del país con las siete iniciativas desarrolladas hasta el momento.

Los 18 años de ReSA se conmemoraron de forma paralela en los 32 departamentos del país con mercados campesinos en los que los participantes ofrecieron los productos de sus cosechas.