Nuestra Casa Grande, cooperativa de Totoró que inauguró Prosperidad Social

  • En el municipio de Totoró, Cauca, se puso en marcha el proyecto productivo comunitario “Namoi Nojau Cooperativa Totoroez”, Nuestra Casa Grande Cooperativa Totoroez, que beneficia a 500 hogares.
  • Esta iniciativa hace parte de la intervención del programa Red de Seguridad Alimentaria (ReSA) Étnico de la entidad, con el cual se busca mejorar el consumo, oportunidad y calidad de alimentos de personas pertenecientes a diferentes etnias en situación de pobreza. 

Totoró, Cauca, diciembre 13 de 2019. El Departamento para la Prosperidad Social inauguró en el municipio de Totoró, Cauca, la cooperativa y centro de acopio “Namoi Nojau”, Nuestra Casa Grande, la cual permitirá la comercialización de los excedentes producidos por los hogares participantes del programa Iraca en sus TrauMisak (huerta ancestral casera), tales como víveres y abarrotes con el fin de favorecer el mejoramiento de sus condiciones de vida.

En esta intervención del programa en el pueblo indígena Totoró, que se localiza en la zona oriental del departamento del Cauca y que contó con una inversión de $ 3.813.589.351, también se logró el fortalecimiento de las unidades con capacitaciones enfocadas en mejorar la producción y garantizar la oferta.

“Hoy queremos celebrar y rendirles un homenaje porque debemos seguir enalteciendo los valores ancestrales y culturales de nuestras comunidades. Ustedes tienen mucho que aportarle a la sociedad y a los jóvenes. No necesitamos generar violencia para perseguir nuestros sueños, para conseguir oportunidades. Ustedes son la muestra de que trabajando en equipo y construyendo lazos de confianza podemos seguir trabajando en el desarrollo social”, dijo la subdirectora de Programas y Proyectos, Ana María Palau, en la ceremonia de inauguración.

El proyecto de la cooperativa “Namoi Nojau”, Nuestra Casa Grande, se adaptó a la visión del mundo de este pueblo indígena y trabajó sobre el fortalecimiento de los saberes ancestrales en la selección de las semillas, rituales previos a la siembra, uso de las fases de la luna y paralelamente en el control de plagas y enfermedades, al igual que en el proceso de elaboración de abonos utilizando los residuos sólidos orgánicos que salen de los “TrauMisak”.

Con ello, se logra la obtención de productos limpios y de buena calidad para el consumo de los hogares y para comercialización de los excedentes a través de la cooperativa en el centro de acopio, con el cual se beneficiarán 500 grupos familiares.

Durante el desarrollo del proyecto se realizaron 28 actividades entre las que se destacan rituales de armonización, encuentros  para la construcción conjunta de la misión, visión, valores, principios, estatutos y reglamento interno de la cooperativa; jornadas de capacitación técnica en la siembra, monitoreo de cultivos, costos de producción,  preparación de abonos orgánicos, cosecha y poscosecha; manuales de los productos identificados, de los procesos estándar para el personal operativo, y del procedimiento de manipulación.

Mientras​ el desarrollo del proyecto se llevaron a cabo procesos de contratación de personal operativo para la construcción de la infraestructura, de compra de mobiliario y equipos, y de diseño de piezas publicitarias, entre otros.

​Iraca es un programa que promueve la seguridad alimentaria en torno a los ejes de disponibilidad, acceso y consumo a la vez que contribuye al fortalecimiento de las comunidades participantes e impulsa proyectos productivos en busca de la dinamización de las economías propias para consejos comunitarios afros o para resguardos indígenas.