Antecedentes

¿Qué hacer luego de terminar el bachillerato?, es una de las preguntas que constantemente jóvenes recién graduados y de todas las clases socioeconómicas se plantean. Sin embargo, para aquellos que a lo largo de su vida han enfrentado dificultades económicas y que con mucho esfuerzo (y en algunas circunstancias con apoyo de programas del Gobierno Nacional o Local) han logrado alcanzar este nivel educativo, la respuesta, en el mejor de los casos, será probablemente: ¡buscar trabajo!.

Según cálculos basados en la Gran Encuesta Integrada de Hogares 2018 del DANE, el 26,5% de la población Colombiana son jóvenes en edades entre los 14 y 28 años (12.322.539), de los cuales 49,6% son mujeres, 78,0% viven en la zona urbana y el 27,5% (3.388.698) se encuentran en pobreza o pobreza extrema.

0 %

son mujeres

0 %

son mujeres

ZONA RURAL

0 %

2.705.360

Jóvenes viven en los centros poblados y rural disperso

ZONA URBANA

0 %

9.617.179

Jóvenes viven en las cabeceras

Gráfico 1. Distribución de jóvenes de 14 a 28 años por clase social

Fuente: Cálculos propios basados en DANE-Gran Encuesta Integrada de Hogares, 2018

En términos educativos, en promedio, los jóvenes en Colombia tienen 10 años de educación, sin embargo, aquellos que se encuentran en pobreza extrema y pobreza moderada presentan en promedio 6 y 5 años menos de escolaridad, respectivamente, frente a los jóvenes de clase alta.

Gráfico 2. Promedio de años de educación según clase social

Fuente: Cálculos propios basados en DANE-GEIH, 2018

Frente a logro educativo, 13,6% de los jóvenes han alcanzado titulación en programas de formación de los niveles técnico, tecnólogo, universitario y el 41,3% son bachilleres, de estos últimos el 20,9% se encuentran en situación de pobreza; en la medida que aumenta el logro educativo se presenta un menor porcentaje de jóvenes en situación de pobreza.

Fuente: Cálculos propios basados en DANE-GEIH, 2018

De acuerdo con la información suministrada por los Jóvenes en Acción a través del Cuestionario de Entrada del Programa Jóvenes en Acción, entre las principales razones por las que no habían iniciado estudios de educación superior referenciaron la falta de recursos para el pago de la matrícula/útiles escolares, porque se acababan de graduar de bachilleres, la falta de recursos para cubrir el pago del transporte hacia la institución educativa y por trabajo; así mismo, nuevamente la falta de recursos para cubrir la matrícula, útiles escolares y transporte, son las principales causas por las que aquellos jóvenes que habían iniciado estudios de educación superior, antes de ingresar al Programa, tuvieron que interrumpirlos.

Gráfico 3. Razones de no inicio de estudios de educación superior

Fuente: DANE-GEIH, 2018

En mercado laboral, según cifras del DANE, la tasa de desempleo nacional de los jóvenes se ubicó en 16,0% jalonada por jóvenes rurales y mujeres, de tal manera, que para el trimestre octubre-diciembre de 2019 la diferencia porcentual respecto a los jóvenes de las cabeceras y a los hombres se situó por encima de 8 puntos en ambos casos, tendencia que se ha presentado estructuralmente como se observa en los gráficos 4 y 5.

Gráfico 4. Tasa de desempleo nacional de jóvenes entre 14 a 28 años, según sexo

Fuente: Cálculos propios basados en Prosperidad Social-Esquema de Seguimiento Jóvenes en Acción, 2019

Gráfico 5. Tasa de desempleo nacional de jóvenes entre 14 a 28 años, según área

Fuente: DANE-GEIH, 2018

Pero además, la inactividad y desocupación laboral impactan negativamente, en mayor medida, a los jóvenes que se encuentran en pobreza extrema, pobreza moderada y vulnerabilidad.

Gráfico 6. Mercado laboral  por clase social

Fuente: Cálculos propios basados en DANE-GEIH, 2018

De otro parte, se tiene los llamados NINIS conformado por jóvenes que no estudian, ni trabajan; en Colombia, el 28,7% de los jóvenes hacen parte de este grupo, fenómeno que afecta en mayor medida a las mujeres con una participación del 70% frente a un 30% de los hombres y con una alta contribución de los jóvenes en situación de pobreza, pobreza extrema y vulnerabilidad.

Gráfico 7. Distribución de jóvenes NINIS por clases sociales

Fuente: Cálculos propios basados en DANE-GEIH, 2018

Y es que de acuerdo con el Informe Nacional del Empleo Inclusivo INEI (2020) “La proporción de personas jóvenes, principalmente las mujeres, que no estudian ni trabajan (NINIS) en Colombia, está en aumento desde 2015”; en el caso de los hombres las razones, de no estudio, se relacionan principalmente con dificultades económicas, necesidad de trabajar y el servicio militar, y en mujeres las dificultades económicas, el embarazo o maternidad y las labores del hogar; pero además, los jóvenes que logran ocuparse lo hacen en mayor medida en el mercado informal.